-->

sábado, 28 de julio de 2007

Pseudópodos 9

ANNA Y EL TREN

Padeces
este salón cegador de rieles
y el reposo sereno de los dados
en la cerradura del huracán

Vibras
desnuda en la superficie del ojo
que abandona dientes y esposa
para sumergirse en tu reguero

Lamentas
los frios dedos del piano
el último sorbo del cigarro
que se extingue sin elegir

Eres
la gota recta del rayo
una alineación de trenes
en el final de fotografía

Abrazas
esta boca luminosa de tunel
que se te abre preguntando
-como al inicio de todo-
¿bailamos?

Música - David Bowie The Motel

5 comentarios:

Shadow dijo...

como a vanza por las líneas...los rieles, con el vaiven que es marearse por la vida .... el tren entrega un bailes por si solo a las almas de kienes viajan...

Saludos

bajamar dijo...

Bailar al ritmo del tren...atractiva invitación

buenos escritos, preciosos

tu sitio quedó muy bien con los cambios

saludos

Pierrot dijo...

Shadow:
Todo movimiento es un baile. La cuestión es reconocer que el lugar donde estamos es el lugar que hemos aceptado de antemano. Ese es también el requisito para moverse a otros sitios.

Bajamar
Tan atractiva como una invitación que ya se ha aceptado. Gracias por tus palabras como siempre. Que bueno que te gusten los cambios.


Saludos a todos desde Lima, la ciudad sin tren

deborahadaza dijo...

Sus poemas son ventanas a la nostalgía, un viaje al infinito con la cadenciosa música salida del lomo del tren... ¡que frases señor!!

Pierrot dijo...

Debora:

Supongo que hay algo de nostalgia en el tema aunque sucede que no he tenido mayores experiencias en el tema de los trenes. No se porque vienen apareciendo y de estas maneras...ya veremos.

Saludos desde Lima