-->

viernes, 13 de julio de 2007

Confesiones 2

En el Ámbar: Parte II
Detalle de la Estructura
(Breve mirada a un tercio del cuadro anterior)




Tensos dedos emergen sobre la superficie. Cómo cometa de caracol, un cuerpo le sigue flotando por la playa. Es diferente del último que se hundió bajo las sabanas entre aplausos y marcas. Es diferente en dimensiones y en las nuevas texturas de su disfraz. Es diferente también en el color de su sexo y en los ideogramas que agita su cabello. Ya debería rebalsarse de la tierra sin embargo es aquí donde el milagro empieza. Abierta a toda posibilidad, la mano sobrevuela el estanque sin dejar ondas visibles. Abajo, aquella carne tampoco le devuelve refracciones de si misma. Aun así, ya puede oler su ocaso a veinte pieles de distancia. Allá, producto de una ola que no recuerda, otra boca se aferra con uñas y dientes a la rama de una cadera azulada, ajena. Lucha por no ceder al caudal de su propia presencia contra otra. Su forcejeo, sin embargo, sólo crea nuevos patrones de la misma mordida en la piel del prójimo, encajes transformados en manchas sobre la tierra de la alcoba, piedras ruidosas sobre la corriente de una cabellera desnuda. De nada sirve acogerse a las palabras rotas que expulsan las bocas. De nada sirve buscar refugio en la cordillera que dejan las manos cuando estrujan la sabana. Cuando llega el instante, llega para quedarse. Entonces la rama se quiebra y el huracán levanta el ancla, arrancando manos y bocas por igual. El espasmo sacude continentes cercanos. Las olas transmiten hacia costas adyacentes la metáfora de la piel más allá de sí misma. En otra latitud, casi en otra cama pues esta crece sin crecer, un pie o unos labios emergen del mimbre por encima de la superficie. A estas nuevas aves, le seguirá otro cuerpo nuevo y diferente al que acaba de derrumbarse. Aleteará como los otros sobre esta nueva tierra sin saber la hora ni la boca en la que el mundo acaba o en la que llegue por fin a su fin

7 comentarios:

Gregorio Luri dijo...

Me deja usted ipsofáctico. Espere... que me lo vuelvo a leer todo desde el principio...

Pierrot dijo...

Don Gregorio:

Muy agradecido por el elogio.
Siga nomás que estamos estrenando Menú.

Saludos desde la delirante Lima

Shadow dijo...

Pues que estoy intrigado, aun trato de desenmascarar a la señorita Miss... Creo que al igual que gregorio terminaré leyendo todo de nuevo desde el primer capitulo...

Saludos desde las sombras.

deborahadaza dijo...

"De nada sirve acogerse a las palabras rotas que expulsan las bocas. De nada sirve buscar refugio en la cordillera que dejan las manos cuando estrujan una sabana. Cuando llega el instante, llega. Entonces la rama se quiebra y el huracán levanta el ancla, arrancando manos y bocas por igual. El espasmo sacude continentes cercanos. Las olas transmiten la metáfora de la carne que no es carne hacia costas adyacentes"

Insisto que es un super viaje, es como entrar a una carcel de ambar, de vidrios que nos repiten la fantasia hasta no conocer los límites y confundir los bordes con el centro... yeeeeeeee!!

bajamar dijo...

Ella expone en el humo, en esa pausa breve que impone el silencio, la respuesta que no dice...supone ser entendida antes de esperarlo...y tanta huella no importa, en el preambulo de la cama, en el contexto de la llave que abre y cierra sus recuerdos en cada piedra hallada y arrojada a la sopa que construye...
Seguré atenta su continuación

un beso desde un lluvioso sur...

Sintagma in Blue dijo...

Tienes un gran talento (aunque eso ya debes saberlo). Felicitaciones por tus textos.

besos in blue

Pierrot dijo...

Shadow:
Espero poder hacer justicia a tal intriga en próximas entregas

Debora:
Yo tambien: Yeeeeee!!!

Bajamar:
En breve habran respuestas...un beso también y te mando un paraguas

Sintagma in blue:
Me halaga tanto que una crítica y poeta deje su marca en este espacio.

Saludos a todos y muchas gracias por sus visitas